TALY

Written by Angelo Parra
01
Mar

Lectura para adultos, se recomienda discreción.

Jugueteando con la narrativa.

Jaime esto, Jaime lo otro, mierda. Llevo 2 semanas trabajando en este maldito hotel y nunca funciona nada. Hoy por la mañana la luz se fue, es día de lavar sabanas, y quien tiene que lavarlas, pues yo, Jaime, para eso estudié Derecho. Carga la camioneta y busca donde lavar los 5 bultos de sabanas y edredones, por alguna razón huelen a caca, como si llevara pañales.
Pero el Axel me dijo que su novia trabajaba en una lavandería, casi como si el destino me lo pusiera en frente. Tenia años sin verlo aunque siempre nos mantuvimos en contacto por Facebook, me lo topé al sacar la camioneta. Adelgazó, y se ve más contento: “mi novia esto, mi novia lo otro” como si me echara en cara que el tiene novia y yo soy un amargado solitario, “como siempre” me dijo el cabrón, si no lo estimara le daría un putazo “mi novia esto y mi novia lo otro”, mierda, si sigue hablando de su novia con todo y la estima se lo pondré.
Llegamos a la lavandería casi a las 11, 8 lavadoras y 3 secadoras, quizás termine antes de las 4. “Ella es Taly, mi novia”. Y sólo pudo pensar: que buenas tetas tiene tu novia hermano, y bueno, que si me renta las máquinas, y que debo ponerme a trabajar, y Axel sigue hablando de ella, pero ella escucha y me lanza miradas que me incomodan, siento que coquetea conmigo frente a su novio, mi amigo, pero que tetas, no pienses en eso Jaime.
Desenredo las sabanas, aun huelen a mierda, las meto llenando las lavadoras una por una, Axel aun habla detrás de mi, se despide “me encantó verte”, “a mi igual”, y el estrés del trabajo se apodera de mi. Sale de la tienda y miro a Taly que también me mira tras el mostrador. Ponte a trabajar Jaime.
Luego todas las lavadoras lavan y aun tengo 2 bultos en la camioneta, es tiempo muerto y Taly parece no tener trabajo. Tiene una playera tipo polo, eso debería ser todo lo contrario de sexy, pero no lo es, que tetas, pienso para mi mismo lo fuerte que deben ser sus pezones pues se le marcan atravez de la tela gruesa y azul del uniforme. Voltea hacia otro lado Jaime o te quedas sin amigo.
Lleno las 3 secadoras y aun me quedan sábanas mojadas, mierda, más tiempo muerto. Llena lavadoras y pon las sabanas en bultos de tela mojada, aun debo esperar las secadoras. Taly se acerca y dice que hay otra secadora dentro, y yo miro al suelo, por que sus tetas tienen un poder extraño y temo ofenderla, ella me mira, sigue coqueteando. Me ayuda y vamos a la secadora de adentro, y cuando ya se secan las sabanas, me quedo como idiota viendo el reloj de la máquina. Ella se acerca y se pega a mi. “Ese Axel es un buen tipo” digo con torpeza, y es mi amigo, pienso apretando los ojos alejando la tentación de verla, pero ella se acerca más y mira mis pantalones, definitivamente coquetea, y vuelvo a mencionar a Axel en una frase sin sentido, pero esta mujer hace brujería, me descubro mirándole de nuevo las tetas con una erección muy evitdente, no mames, que pinche vergüenza.
Estúpidamente me giro a la pared, ella se caga de risa, claro que lo notó y yo me pongo rojo, entonces se acerca y me lo agarra sobre el pantalón, y yo pelo los ojos y de mi boca sale “Axel” con voz de idiota. Pero a ella le vale madre y me agarra de las greñas para que la bese. Mierda, si Axel se regresa, si las otras empleadas se asoman.
Me alejo un poco, “el estrés” digo y me disculpo, pero ella no suelta mi brazo, tampoco dice nada pero no suelta mi brazo, y me lleva al baño. Cierra la puerta y me abre el pantalón, yo contengo la respiración con la vista en la luz que entra por debajo de la puerta por si alguien viene, y mete mi pene en su boca, y yo no me la puedo creer, Taly, la novia de mi amigo, ni la conozco y ahora me hace una felación y yo no puedo dejar de ver la luz debajo de la rejilla de la puerta, por si alguien viene.
Entonces se quita la blusa, y yo aun siento su puño cerrado sobre mi miembro, y cuando libera sus pechos vuelvo a quedar atontado, jamás vi unas tetas tan perfectas, por lo menos no en persona, “se te ven asombrosas” le digo con la misma voz que pondría torombólo, y no puedo hacer otra cosa que besárselas como poseído hasta que me dio vergüenza. Entonces, ella con esa pinche sonrisa maléfica que tienen las villanas de las películas justo antes de hacer algo malo. Se baja los pantalones y se gira, y pega sus nalgas primorosas a mi pubis, invitándome, enloqueciéndome, pero si Axel vuelve, si la linea de luz debajo de la puerta se mueve, y yo con una erección tan fuerte que prácticamente se clavó entre sus nalgas. Agarre mi miembro y lo coloqué justo a la entrada de su vagina, y ella hizo el resto, entonces la se pone a gemir, y yo “sssssht” y a ella le vale madre, y comienza a golpear sus nalgas contra mis piernas cada vez más fuerte, y el gemido se convertía en grito y yo ahi todo excitado, pendejo y loco, y que me vengo, y que yo…
… mierda.
Entonces se limpia con usa sonrisa de oreja a oreja y me da un beso en los labios, yo con mi cara de pendejo veo como se viste y se sale del baño como si nada hubiera pasado.
Entonces termino de llenar las secadoras y a doblar todo mientras ella ya ni se ve, como si se escondiera. Y yo la busco por todas partes sin verla. Y cuando llega Axel yo todo incómodo me despido y le doy las gracias, pero él se sonríe extraño, algo sabe. Y justo cuando la presión me iba a hacer confesar, se caga de risa y me dice que ya lo había planeado, que él y la Taly son swingers y que no me sienta culpable. Regreso al hotel con el trabajo hecho y una cara de pendejo que me duró por días. Un día de éstos le echare otra visitada a ese Axel, no se, por alguna razón tengo ganas de volver a ver a mi amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *